El sexo anal forma parte de un tema que ha sido tabú durante mucho tiempo; aunque en la antigua Grecia la práctica homosexual era normal, con el transcurso del tiempo esto cambió.

Sin embargo, el tema vuelve a la palestra, pues, cada día muchos comienzan a percatarse de la infinidad de sensaciones placenteras que pueden experimentar estimulando su ano, pudiendo incluso llegar hasta el orgasmo.

De hecho, quienes lo practican confiesan que los orgasmos obtenidos por medio del sexo anal son mucho más intensos.

La estimulación anal

consejos

La estimulación anal no solo puede ser practicada en pareja, sino que también se puede iniciar en solitario, pues esto ayuda a conocer mejor el cuerpo y saber lo que desea si en algún momento se quiere compartir la experiencia en pareja.

En primer lugar, para practicar el sexo anal es fundamental dejar a un lado el miedo y el pudor, además de la vergüenza.

Se debe considerar que el recto es delicado por lo que no se debe introducir cualquier tipo de objetos, ni cepillos de dientes u otros similares.

Si bien es verdad que el pene y la vagina tienen terminaciones nerviosas que pueden ayudar a que el sexo anal sea más placentero, también es cierto que el ano no lubrica, por lo que es importante ayudarse de juguetes apropiados y de lubricación.

En este sentido, la imaginación es clave para obtener disfrute sexual y usar el plug de una manera apropiada.

Existe una gran diversidad de plug anales; por ejemplo, hay plug anales que funcionan como iniciadores para explorar el placer anal.

Es importante lubricar el plug e introducirlo de forma lenta, comenzando con la puntita y luego ir introduciendo el resto, siempre despacio para evitar lesiones o heridas.

Isbelia Farías

Cuando el plug está adentro, se pueden efectuar movimientos suaves en el ano. Algunos plugs incluyen incluso la opción de vibración para obtener placer extra.

Los plugs anales que se pueden encontrar en el mercado pueden ser los clásicos, así como otros que varían en tamaño y diseño, pero todos tienen la misma finalidad, la de estimular el ano.

Entre las opciones, muchos incluyen una cola o una joya, para hacer que el sexo sea más divertido.

Los plugs anales también pueden incluir una joya de acero; estos juguetes iniciadores cuentan con una tecnología diseñada para proporcionar placer y que no se produzcan infecciones, a diferencia de cuando se introducen otros objetos; además, los plugs son mucho más seguros.

En algunas tiendas venden juegos de varios tipos de plugs anales que van variando en centímetros para que la pareja pueda irlos incluyendo, o la persona por sí sola, a medida que el ano se va dilatando.

Algunos de estos plugs, también son flexibles de modo que el placer ocurra más rápido y sin sentir ningún tipo de molestia o dolor.

Para introducir los plug anales en las relaciones con tu pareja primero debéis conversar para comprobar que esté de acuerdo en introducir un juguete en la cama, pues muchas personas aún son reticentes a ello.

El plug anal es más pequeño que un vibrador, por lo que es ideal para iniciar los juegos anales; tienen un tapón o aro al final para poder manipular dicho juguete y que no ocurran accidentes.

Tampoco es recomendable compartir los juguetes sexuales, incluidos los plugs anales y, si se decide incorporar otros juguetes, como dildos, estos se deben usar con preservativos.

Por último, se debe tener presente que los plugs anales deben ser aseados de forma apropiada. Esto se hace con agua tibia y con jabón neutro, ya que, muchos tienen un material poroso absorbente.

Sexóloga Isbelia Farías