La literatura erótica es un género literario en el cual los textos se relacionan, directa o indirectamente, con el erotismo y el sexo. Dentro de este género pueden encontrarse habitualmente novelas de ficción de contenido erótico, historias cortas o cuentos, poesía, obras de teatro, memorias y manuales de sexo.

En ocasiones se puede referir a la misma también como literatura pornográfica si las escenas sexuales son realmente muy explícitas.

Ya en el Antiguo Egipto, se redactaron tratados acerca del sexo, en ocasiones meras recopilaciones de posturas sexuales, como por ejemplo en el papiro de Turín.

Los primeros escritos de literatura erótica se remontan a la Antigua Grecia, en torno al año 400 a. C., cuando el dramaturgo Aristófanes escribió la obra de teatro Lisístrata.

La Antigua Roma también es rica en este género literario, cultivado entre el siglo II a. C y principios del siglo I.

En la Antigua China, durante el período Han circularon diversos manuales didácticas sobre la práctica sexual, siguiendo la fórmula literaria del diálogo entre un Emperador y sus preceptos o profesores sexuales.

En el siglo IV, apareció en la India el Kámasutra, escrito por Mal-la Naga Vatsiaiana, es el más famoso y universal de los manuales de sexualidad.

Procedente del Oriente medio musulmán es la obra medieval Las mil y una noches, del siglo IX, en la cual se trata el tema de la infidelidad.

La Edad Media fue una época difícil para el erotismo y la sexualidad en general, y la literatura se vio también influenciada por ese hecho. Nos gustaría resaltar el famoso teatro de Fernando de Rojas, LaCelestina.

Haciendo un pequeño salto en el tiempo, entramos en el siglo XX, dónde tenemos que resaltar la novela de Lolita, que tanto escándalo causó por contar la historia de amor entre un hombre que se obsesiona sexualmente con su hijastra de doce años.