¿Masturbación anal? ¡Exacto! ¿Que hombre no ha pensado alguna vez en experimentar con la masturbación anal? Sabemos que quizás no sea un tema muy cómodo de tratar, pero desde Adrien Lastic queremos que os animéis a probarlo sin ningún miedo, ya que os aseguraremos que vuestros orgasmos serán mucho mas placenteros.

Masturbación Másculina - Adrien Lastic

Masturbación Anal: Antes de la acción

El sexo anal es una práctica altamente placentera, pero muchas personas sienten miedo a experimentarla, creyendo que el dolor o los momentos embarazosos pueden presentarse y arruinar el momento. Por eso, es recomendable, para aumentar la seguridad, explorar en solitario la masturbación anal.

Sin embargo, saber por dónde empezar a estimular el ano no es tan intuitivo, por eso, a continuación, te damos algunos consejos para que descubras cómo masturbarte analmente y obtener mucho placer.

El ano es una zona erógena importante, llena de terminaciones nerviosas, por lo que al masturbarte analmente conseguirás obtener mucho placer. Así que el primer paso para disfrutar la masturbación anal masculina es relajarte y no temerle al dolor, mientras más calmado estés más fácil será obtener placer con la estimulación anal.

Algunas recomendaciones para empezar

Comienza por lavar muy bien la zona anal para tenerla preparada para la masturbación. Puedes valerte de tus dedos o utilizar cualquiera de los juguetes anales disponibles en el mercado.

Puedes comenzar por acariciar suavemente tu ano en la parte externa, masajeándolo con suaves movimientos circulares. Esto te ayudará a relajar la zona y al mismo tiempo a comenzar a disfrutar del placer que se siente al estimular el área.

Antes de introducir tu dedo en el ano, deberías seguir los siguientes pasos:

  1. Asegúrate de tener las uñas bien cortas, no queremos que te hagas daño.
  2. El ano no lubrica de forma natural, por eso es necesario el uso de lubricante íntimo para hacer mucho más placentera y suave la masturbación anal. Coloca una cantidad abundante en tu dedo, y también un poco en la entrada del recto.
  3. Si no te sientes cómodo introduciendo tu dedo directamente en el recto, puedes usar un guante quirúrgico durante la masturbación. Igualmente debes usar lubricante.

Una vez que hayas lubricado adecuadamente tu dedo o juguete sexual, puedes pasar a penetrar tu ano. Comienza de forma suave, sin fuerza y sintiendo cada sensación. Realiza movimientos suaves de adentro hacia fuera, simulando la penetración, y si tienes la coordinación suficiente, ve estimulando otras zonas erógenas del cuerpo para potenciar el placer.

Es normal que al penetrar con tu dedo o juguete sexual en tu ano tengas la sensación de que expulsarás algo, ¡no sientas miedo! esta es una reacción involuntaria del cuerpo, continua con la masturbación anal pues ésta respuesta pasará en breve.

Para quienes desean animarse a masturbarse analmente, pero no consiguen controlar el miedo al dolor, lo más recomendable es valerse de un dilatador anal, que ayuda a adormecer ligeramente la entrada del ano al tiempo que dilata un poco el orificio, disminuyendo el posible dolor y dando penetraciones más placenteras.

Fuente: http://designinspiration2016.blogspot.com/2016/03/50-hot-and-attractive-males-wallpapers.html

Un paso mas allá

Los plugs anales también son una excelente idea para quienes apenas comienzan a explorar con la masturbación anal, ayudan a dilatar ligeramente el ano mientras se disfruta de un discreto placer.

Aprovecha la masturbación anal para estimular el punto P usando un estimulador de próstata, que llega directo al punto P ofreciendo deliciosas sensaciones de disfrute.