¡Nos encantan los juguetes eróticos! Jugar con ellos, descubrir diseños extravagantes, hacerles fotos y subirlos a nuestro Instagram… Y estamos seguros que tú también los disfrutas ¡en todos sus aspectos! Pero ¿te has parado a pensar alguna vez cuál es el origen de estos sex toys? ¿Cuál fue el primer vibrador de la historia? ¿Cómo se le ocurrió a nadie diseñar el primero? ¿Con qué objetivo? En Adrien Lastic hemos realizado un breve trabajo de campo para intentar dar respuesta a algunas de estas preguntas ¡Vamos a ello!

Un origen (presuntamente) médico

Según nos cuenta la historia, parte del mérito de que hoy en día podamos disfrutar de nuestros vibradores lo tiene el doctor británico Joseph Mortimer Granville, quien está considerado el padre del vibrador por haber inventado el primer dildo que funcionaba con baterías,  en el año 1880.

Mujeres que experimentaron con el primer vibrador

Fuente: https://victoriansecretblog.wordpress.com/

La finalidad de este invento era usarlo en el consultorio médico como una herramienta terapéutica para combatir lo que, en la época victoriana, se conocía como histeria femenina. ¡Histeria femenina! WTF! Según los doctores de la época (hombre, cómo no) esta enfermedad ofrecía un amplio abanico de síntomas, que incluían desde desfallecimientos, hasta insomnio, retención de fluidos, pesadez abdominal, espasmos musculares, respiración entrecortada, irritabilidad, fuertes dolores de cabeza, pérdida de apetito y tendencia a causar problemas a su alrrededor.

Fue entonces cuando el doctor Mortimer determinó que las pacientes diagnosticadas con histeria femenina debían recibir un tratamiento conocido como masaje pélvico, que consistía en realizar una estimulación manual de los genitales de la mujer por parte del doctor hasta llegar al orgasmo. Esto, en el contexto de la época, se denominaba paroxismo histérico, al considerar el deseo sexual reprimido de las mujeres era una enfermedad. ¿Qué te parece? Por si esto no fuera poco, otra forma habitual de tratar esta histeria femenina era el lavado vaginal.

Cleopatra, una vagina adelantada a su tiempo

Aun así, si retrocedemos unos cuantos años en la historia, descubriremos que, al parecer, el primer vibrador fue usado por la última reina del Antiguo Egipto, ¡la mismísima Cleopatra! Quizá, este vibrador no destaque por su seguridad, pero sin duda sigue siendo uno de los más creativos hoy en día. Para la fabricación del juguete erótico personal de la reina de Egipto, se empleaba un rollo de papiro que en su interior guardaba ¡abejas vivas! Estas abejas revoloteaban y chocaban contra las paredes del papiro provocando una vibración muy similar a la de los juguetes eróticos que tenemos en Adrien Lastic.

cleopatra inventó el primer vibrador

Cleopatra exhausta después de usar su vibrador con abejas.

 

Un vibrador en cada casa

En 1902, la compañía estadounidense Hamilton Beach lanzó el primer vibrador eléctrico para la venta comercial. Este pequeño paso para el hombre (y la mujer) significó un gran paso para los juguetes eróticos, convirtiendo al vibrador en el sexto aparato doméstico en ser electrificado. De hecho, el vibrador eléctrico llegó al mercado ¡mucho antes que otros aparatos domésticos que hoy se consideran esenciales! Por ejemplo: nueve años antes del aspirador y diez años antes de la plancha eléctrica. Así que podríamos decir que es mucho más importante para la humanidad un buen orgasmo que una camisa bien planchada.

primer vibrador doméstico

Fuentet: http://manonthelam.com/good-vibrations-fleshing-antique-vibrator-museum/

 

A raíz de la iniciativa de estos emprendedores del sexo, muchas compañías diseñaron sus propios modelos. Las diversas versiones de vibradores que se lanzaron al mercado se anunciaban principalmente como máquinas de masaje anti estrés en revistas y ¡catálogos de costura y moda! Por ejemplo, en la siguiente página del catálogo Sears de electrodomésticos, de 1918, se incluye el anuncio de un vibrador portátil con accesorios, anunciado como “muy útil y satisfactorio para el uso casero“.

anuncio de un vibrador doméstico

Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f9/Sears_-_Aids_That_Every_Woman_Appreciates.jpg

 

Aunque , por aquel entonces, la mayoría de los vibradores estaban destinados a un público femenino, también se diseñaron algunos para uso masculino, incluyendo modelos en forma de cinturón que, según decían sus fabricantes, ayudaban a estimular la circulación. Cómo no, también se comercializaban  vibradores internos para proporcionar masaje y descargar la próstata.

 

La llegada del Siglo XX

La imagen y reputación de los vibradores cambió completamente a mediados del siglo XX. Esto sucedió, principalmente, por dos razones:

La primera fue que en 1952, la Asociación Americana de Psiquiatría declaró oficialmente que la histeria femenina no era una enfermedad legítima, sino un mito anticuado. (Pasaron años, ¡eh!)

El segundo motivo fue que la popularidad del cine en general hizo que las películas pornográficas tuvieran más difusión y, en varias de ellas, ya aparecían actrices utilizando el vibrador como juguete sexual.

A pesar de estos avances, a nivel comercial los vibradores se continuaban vendiendo bajo el disfraz de utensilios de terapia. Cuando salió a la luz que el tratamiento para la histeria femenina era básicamente una sesión de masturbación, y las películas de cine porno mostraban a los juguetes eróticos como objetos de placer en pantalla grande, la gente empezó a ver a los vibradores como objetos de perversión sexual. Esto causó que los vibradores desaparecieran de las revistas femeninas, catálogos y estantes de tiendas populares, como Sears Roebuck, donde se habían vendido durante casi medio siglo.

Por suerte, hoy en día la normalización del sexo nos permite hablar de los vibradores con total normalidad. Pero, lo más importante de todo, es que la industria del juguete erótico sigue creciendo y aportando un sinfín de sex toys pensados para hombres y mujeres, con infinidad de diseños y aplicaciones. Desde Adrien Lastic, por ejemplo, apostamos por la innovación aplicada al placer, así como por la belleza del diseño.

adrien lastic fabrica diseños de vibrador muy originales

Así que ya lo sabes, hoy en día no hay que recurrir a la histeria para explorar los límites de tu placer… Una red creciente de sex-shops, tanto físicos como online, disponen de una gran gama de juguetes eróticos capaces de complacer a las/los más exigentes. Tan solo es cuestión de que encuentres los tuyos.